La desertificación y la sequía en el mundo

¿Avanzan los desiertos en nuestro planeta? ¿Qué hacer?

La comunidad internacional ha reconocido, desde hace tiempo, que la desertificación constituye un problema mayor de carácter económico, social y ambiental, que concierne a numerosos países en todas las regiones del mundo. El primer esfuerzo internacional de lucha contra la desertificación comenzó al final de la gran sequía y del hambre que asolaron el Sahel en 1968-1974 y causaron la muerte de 200.000 personas y de millones de animales.

¿Están avanzando los desiertos? A pesar de la retórica que a veces se derrama en tiempos de crisis, las arenas no están invadiendo continuamente las tierras circundantes. Puede parecer que los desiertos se expanden cuando las lluvias escasean durante un largo periodo, pero en general, retroceden de nuevo cuando las precipitaciones son abundantes. ¿Entonces, todo va bien? No. La degradación de las tierras prosigue y aumenta a un ritmo alarmante, erosionando gravemente la preciosa reserva mundial de tierras productivas. Ese fenómeno, cuando se da en las tierras secas del planeta, crea condiciones parecidas a las de los desiertos y se llama “desertificación”. Este proceso se desarrolla poco a poco, conforme las distintas zonas de suelo degradado se van extendiendo y juntando unas con otras, más que como consecuencia del avance del desierto.

¿Se trata de la acción de fuerzas naturales a las relaciones o es cosa del tiempo? No. La sequía es parte de las causas de la desertificación y, desde luego, no mejora las cosas. Pero esencialmente se trata de un problema creado por el hombre, que aparece cuando se someten las tierras a presiones excesivas. ¿Es un problema que afecta sólo a los pobres de los países en desarrollo? No. Mil millones de personas, de las más pobres y más marginadas del mundo (que viven en las zonas más vulnerables), son tal vez, las que sufren los efectos más graves de la desertificación. Pero ésta se cobra también otras víctimas. Unos 18 países desarrollados sufren los efectos de la desertificación. Y, en conjunto, los países desarrollados (y las regiones más prósperas de los países en desarrollo) ya están afectados indirectamente, porque la gente emigra cuando se ve en la imposibilidad de vivir del producto de sus tierras degradadas. La desertificación nos muestra de la manera más gráfica cómo la pobreza en cualquier parte del mundo, pone en peligro la prosperidad y la sostenibilidad en todas partes.

Tomado de: www.theeconomyjournal.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: